No leo y me agüito gachote

Cuando no leo me agüito gachote.

20.11.08

¿Qué es esa tontería de sonreír?


A veces, sonreír es la mejor forma de contribuir a cambiar el mundo.

¡Maldita sea! Se me volvió a hacer tarde para ir a la escuela, ya nisiquiera me dio tiempo de desayunar, además tengo que entregar mi informe hoy en el trabajo y no he terminado, y por si fuera poco este tráfico está infernal.
De eso se trataban mis diálogos internos cierto día que me levanté tarde; me sorprendí después al percatarme que todavía no eran ni las nueve de la mañana y yo estaba estresada por mil y una cosas sin sentido.

Hace un par de años tuve un trabajo que requería mucho de mi esfuerzo y dedicación, cargaba una gran responsabilidad bajo mis hombros y por supuesto trataba de dar lo mejor de mí siempre para que mi jefe se sintiera orgulloso de tenerme en ese puesto. Me estresaba casi todo el día, todos los días, y de vez en cuando hacía corajes porque algunas cosas no salían bien, en otras ocasiones me olvidaba incluso de comer por lo ensimismada que me encontraba realizando mis actividades. Literalmente en esa época, vivía para trabajar, no trabajaba para vivir.

Hay una frase que dice no te tomes la vida tan enserio, al fin y al cabo, no saldrás viva de ella. Me di cuenta de que, por mucha gracia que causara, esta frase es totalmente cierta. Durante este tiempo que viví trabajando como una adicta, me perdí de muchas cosas, de pequeños detalles, olvidé voltear al cielo y contemplar las estrellas; me parecía una pérdida de tiempo admirar la belleza de una flor; o el simple hecho de caminar despacio por las calles de la ciudad.

En este país, la mayoría de las personas viven así. El estrés es la enfermedad de este siglo. Vivimos enojados, preocupados por las deudas, por la carga de trabajo, ensimismados en nosotros mismos y en nadie más. Nos olvidamos de voltear a nuestro lado y saludar a otras personas, nos olvidamos de regalar una sonrisa; ya no tenemos tiempo para esas tonterías, tenemos problemas, verdaderos problemas en los que hay que ocuparnos, como para andar con esas cosas de saludar y sonreír.

Es triste ver cómo una sociedad poco a poco se va deteriorando porque la calidad humana se extingue, el mundo de las apariencias impera sobre nosotros y preferimos no reírnos de algo por temor a que otros lo vean mal, aunque nos haya causado risa. En nuestro trabajo no volteamos a ver ni a nuestro compañero de al lado, porque tenemos que terminar nuestras actividades.

Una sonrisa ya casi nadie la regala, porque vivimos tan rápido, que ni para eso encontramos el tiempo. Pero no nos damos cuenta de que con una simple sonrisa, podemos cambiar nuestro estado de ánimo e incluso el de los demás. Leí una vez que sonreír es un verdadero antídoto, que la naturaleza tiene en reserva para todos y sin embargo una sonrisa es algo que no se compra, ni se presta, ni se roba, porque únicamente tiene valor en el preciso momento que se regala.
Si todos nos animáramos a sonreír más seguido, podríamos cambiar muchas cosas en nuestras vidas, lamentablemente, nos resulta más fácil quejarnos por las cosas aparentemente malas que nos suceden, que sonreír por las bendiciones que recibimos todos los días y que no sabemos agradecer.

La mejor manera de demostrarle a la vida lo bien que la pasamos es con una sonrisa.

2 comentarios:

TeMoC dijo...

Tienes mucha razón, pero de verdad que a veces es el mismo ritmo de vida que te absorbe tu tiempo y todo el día estás estresado, pero a veces también veo a otras personas sin preocupaciones y que todo lo toman a la ligera aunque todo les salga mal sinceramente hay momentos en que los envidio y quuisiera actuar como ellos pero no puedo ser así, una sonrisa hasta te pone de buenas aunque sea de una persona que no conoces, yo pss estoy amargado y casi no sonrio jeje.

Saludos y ya intentaré sonreir ;)

TROnA dijo...

savias que tu apellido es vasco??aquí se escribe con b saludos